Feminismo en la publicidad: el arte de desconstruir estereotipos

by: Victória Netto

Una otra representación de la mujer viene gañando espacio en el marketing y en la publicidad, gracias al fortalecimiento del feminismo y de las discusiones sobre el empoderamiento de las mujeres.

Históricamente, la forma como la mujer aparece en las campañas de marketing sigue algunos padrones reduccionistas: ella sufre con la sexualización, como en los comerciales de cerveza, nunca aparece como protagonista en las publicidades de coche, porque hay el sentido común  de que automóviles no son “cosa de mujer” y, en la mayoría de las veces, es puesta como una madre dedicada, esposa ejemplar, aquella que limpia la casa, cocina, va al supermercado y tantos otros estereotipos que, hace décadas, vienen siendo sostenidos en la narrativa de la publicidad, reforzando un lugar específico para la mujer dependiendo de lo que se desea vender.

topo-1-768x432.jpg

Sin embargo, algunas empresas tienen repensando esa representación femenina, proponiendo nuevos caminos para el marketing y poniendo la mujer en otros sitios que no son los que estamos acostumbrados a verla. El objetivo no es contribuir para que se mantengan las mismas ideas ultrapasadas sobre lo que es ser mujer, sino poner en pauta lo que cada vez más es reivindicado por las nuevas generaciones: que el femenino es sensible, pero también es fuerte; que la mujer puede seguir cualquier profesión, que ella conduce, ella también toma cerveza, puede elegir lo qué vestir, adónde ir y tantas otras posibilidades.

Es verdad que vender productos haciéndose uso del feminismo es una idea que ya fue usada un montón de veces a lo largo del último siglo. La diferencia, en los días de hoy, es que el movimiento entra en los discursos de las propagandas con el propósito de ayudar a construir la imagen de la marca. Eso es, en lugar de decir: “oye, este producto aquí hace de ti una mujer empoderada, cómpralo”, esas marcas están diciendo: “oye, nosotros de la marca X nos ponemos contra la misoginia y el machismo”. La temática feminista de esas propagandas, por lo tanto, agrega valor a las marcas e ayuda a construir una imagen que, como resultado, reverte en la venta de más productos.

Hacer marketing es, muchas veces, repetir especies de fórmulas que tuvieran éxito. Es extremadamente fácil apelar al chiché que tiene más probabilidades de ser aceptado por el público objetivo y, consecuentemente, alcanzar más ventas. Pero hacer marketing es, sobretodo, pensar fuera de la caja y tener la conciencia de que aquel producto comercial será visto, oído, leído y compartido millares de veces, y que en el mundo de hoy no hay más espacio para la reproducción de ideas que no condicen con la realidad. Así, desconstruir estereotipos femeninos en el marketing viene siendo un desafío y también un arte para aquellos que están dispuestos a cambiar la forma como la mujer es representada en la publicidad.

Abajo, 5 ejemplos de campañas que no refuerzan el machismo en la publicidad:

1. Blood – BodyForm

2. Always – #LikeAGirl

3. GoldieBox – Princess Machine

4. Budwiser – Ronda Rousey

5. Verizon – Inspire Her Mind

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s